29 octubre, 2010

HALLOBLOGWEEN, UN RELATO PARA LA NOCHE DE BRUJAS.



Siguiendo la convocatoria que Teresa Cameselle, gran escritora y buena amiga, ha realizado, os dejo un microrrelato. Espero que os aterrorice lo suficiente.


LA MÁSCARA

 Noche de Halloween. Las calles aparecían abarrotadas de gentes vestidas con tétricos atuendos, ocultando sus rostros tras curiosos maquillajes o variopintas máscaras.
Lara caminaba presurosa, sorteando los grupos de alegres trasnochadores. Muy a su pesar, había dejado a sus amigos tomando la última copa. ¡Con lo que me estaba divirtiendo!, se quejó fastidiada, pero en un par de horas entraba de turno en el hospital y tenía que pasar por casa a cambiarse. No podía acudir al trabajo con aquel aspecto o se arriesgaba a provocar un infarto a los pacientes. Además, seguro que esa pintura verdosa que Irene se había empeñado en ponerle en la cara, y que quedaba de maravilla con su disfraz de “niña del exorcista”, no iba a desaparecer fácilmente.
Al cruzar una esquina se topó con un atractivo joven.
-Dulce o susto –dijo el desconocido con sonrisa cautivadora.
Ella se sorprendió. Ningún disfraz cubría su cuerpo, tampoco ocultaba su rostro máscara alguna.
-¿No deberías ir disfrazado? –le recriminó divertida. ¡Qué guapo es!, pensó admirada, sin poder dejar de mirarlo.
-Voy disfrazado; ¿no te has dado cuenta?
-Te burlas de mí –protestó con fingido disgusto.
-No lo hago. ¿Quieres que te lo demuestre?
Ella rió. ¡Qué simpático era! Si no fuera tan tarde…
-¿Cómo piensas hacerlo? -y dejó que la guiase hasta un apartado callejón.
Él levantó una mano y se agarró el pelo. Tiró con fuerza y retiró la máscara que lo cubría.
La risa se le congeló a Lara en la garganta. Ni siquiera pudo gritar cuando las babeantes fauces se acercaron a su horrorizado rostro.
-¿Te he convencido? –preguntó el lobo antes de abalanzarse sobre su inocente presa.



© Amber Lake. Todos los derechos reservados.

24 comentarios:

Jo Grass dijo...

Jajajaja ¡Qué bueno! pero nos has dado pistas al poner esa foto-ilustración del malo, jajaja
Felíz finde, bella

Amber lake dijo...

Tienes razón, Jo, ha sido un fallo dar pistas tan obvias.
Ya he cambiado la foto; ahora, la intriga hasta el final ;)
Un beso y feliz largo finde también para ti.

Medea dijo...

¡¡Caaaachissss!! Supongo que el cambio de foto lo has hecho a tiempo, porque hasta el final no he sabido que era un lobo con piel de Brad Pitt o George Clooney y es que nos idiotizamos con una carita guapa.
Me ha gustado mucho. Gracias a la convocatoria de Teresa he conocido tu blog y seguiré leyéndote.

Rosana Briel dijo...

Jajajajajajaaaaaaa
¡Qué bueno!
Ains, lobito malo...

Amber lake dijo...

Me alegro que te haya gustado, Medea; y gracias por pasarte por mi blog.
Tienes razón, hay mucho lobito suelto por ahí.
Un beso.

Amber lake dijo...

Jaja, Rosana; es que no nos podemos resistir a una carita guapa y luego pasa lo que pasa.
Voy a leer el tuyo.
Besos.

Lilly Cantara dijo...

Muy bueno el desenlace! Gracias por compartir tu microrrelato con nosotras.

Feliz Halloween.

Maika dijo...

Vaya sorpresa que se lleva la niña. Se le debió quedar la cara blanca, y eso que la llevaba pintada de verde jeje
Muy bueno el corto, wapa.

Ana R. Vivo dijo...

Eso le pasa a Lara por curiosa, yo, por si acaso me cruzo con un guapo disfrazado, no le preguntaré. Jajajaja.

Maribel dijo...

Muy bueno. La foto me había descolocado, hasta que comprendí que era una máscara (si es que chicos así no hay, jeje).
El micro genial, muy bien resuelto.
Feliz fin de semana.

alfredo dijo...

Bueno, hay lobos a los que merece la pena no hacerles caso y mirar para otro lado, al fin y al cabo a veces la realidad no es menos cruel y un lobo atractivo a mano... ummmm, que quieres que te diga.

Saludos y encantado de conocerte

Teresa Cameselle. dijo...

Qué sorpresa. Más que de niña del exorcista, parece que Lara iba de una perfecta Caperucita. No sé si habrá cazador que la salve a tiempo.
Perfecto relato, intrigante, morboso, y corto (esto último muy importante cuando hay tanto que leer).
Un beso, Amber.

Olivia Ardey dijo...

Estupenda sorpresa final, Amber... pero si te digo la verdad, ¡me han entrado ganas de ser Caperucita perdida en el callejón, con pintura verde y todo!
Un besazo y felicidades por el relato tan chuli.

Amber lake dijo...

Lilly: Me alegra que te haya gustado.
Feliz Halloween también a ti.
Maika: Una sorpresa de lo más desagradable. Es que no se puede fiar uno de las apariencias.
Gracias, preciosa.
Ana: Tienes razón. La curiosidad es peligrosa y más en Halloween.
Maribel: Es cierto, demasiado guapo para ser real.
Gracias por tus palabras. Feliz fin de semana también a ti.

Amber lake dijo...

Alfredo: A veces es difícil resistirse a un lobo y más si va disfrazado de cordero.
Muchas gracias por pasarte por aquí.

Teresa: Sí parece Caperucita, sobre todo en lo cándida. Y en este cuento no hay cazador a mano, así que ya puedes imaginar el final. Jaja.
Me alegra que te haya gustado.

Olivia: Te comprendo, con un bomboncito como el de la foto una es capaz de ponerse la venda en los ojos y lanzarse al vacío.
Gracias, guapa. Un beso.

Pepe dijo...

En numerosas ocasiones el lobo va por dentro, pero sólo en momentos puntuales emerge su verdadera naturaleza para hacer todo el daño posible. Imprevisible final de una historia muy bien contada. Felicidades por ello.
Un saludo.

Natàlia Tàrraco dijo...

La caperucita Lara se topó con el bellezón desnudito y picó, !como no! Hay lobitos con piel de corderito, o mejor de Adonis, y luego !zas! para comerte mejorrrr los dientes afilados.
Gracias por el relato aleccionador, ni de un guaperas como ese voy a fiarme, antes le tiro de...los pelos para ver si es verdadero.

XoseAntón dijo...

Si al final son los guapos los que tienen los colmillos más largos..., o por lo menos más ensangrentados. Está claro.

Bikiños

Neogeminis dijo...

jjejejee qué buen disfraz!...si era como el de la foto cualquier mujer hubiese caido en la trampa! jejeje

Vengo de lo de Teresa, siguiendo la ruta de los que se sumaron a la propuesta de miedo!
Un saludo desde Argentina

Amber lake dijo...

Pepe: Me gusta tu razonamiento, con el que coincido. Gracias por tus palabras.
Saludos.

Natàlia: Jaja, alguno habrá que sea lo que realmente aparenta.
Gracias a ti por el comentario.

XoseAntón: En noches como esa se está expuesto a sorpresas de todo tipo; es lo que tienen los disfraces.
Gracias por tus palabras.
Besos

Neogeminis: Si es que nos pierde una cara bonita y luego se lleva una cada sorpresa…
Muchas gracias por pasarte por aquí y leer mi relato.
Un beso.

Cari dijo...

Me ha gustado mucho, Amber. Un final totalmente impredecible y menos con la foto que has puesto. ¿Quién es ese macizo? Yo también me iría a un apartad callejón con él.
Besos

Amber lake dijo...

Gracias, Cari.
No sé quién es el guaperas. Encontré la fotografía buscando en internet y me pareció idóneo para el papel de lobo disfrazado. Esa carita de bueno engaña, ¿verdad?
Un besazo.

CAS dijo...

juraría que dejé mi comentario...menos mal que volví.
Tu relato me fascinó, tanto como esos peligrosos ojos!!!
un abrazo y un gusto llegar otra vez hasta tu blog.

Amber lake dijo...

Me alegra que te haya gustado mi corto, CAS.
Un beso.