06 octubre, 2009

ESTOY DE ESTRENO

Un saludo a todos, amig@s lestor@s.
Después de un arduo trabajo y muchas horas (soy muy torpe en esto) he podido perfilar la página más o menos a mi gusto; aun así, perdonad los fallos, que serán muchos.
Este nuevo espacio en la red nace con la ilusión de compartir sueños y realidades, y en él espero dar a conocer mis obras, así como mantener otra vía de contacto con todos vosotros.
Y para inaugurarlo os dejo una de ellas. Se trata de un poema que resultó finalista del 2º Certamen Literario Internacional de Poesía y Cuento “Mis Escritos” y por el que siento un cariño especial, tal vez porque las palabras salieron directamente del corazón.
Espero que os guste.



REFLEXIONES DE UNA MUJER ENAMORADA

¿Por qué te amo? me pregunto muchas veces y nunca encuentro la respuesta acertada.
Tal vez sea porque eres tú, sólo tú, quien despierta innumerables y maravillosas sensaciones en mí.
Porque eres tú, sólo tú, el único que consigue acelerar mi corazón de tal manera que, a veces, pienso que estallara como una máquina sometida a demasiada presión.
Porque eres tú, sólo tú con tus besos, el que enciende esa hoguera en mi vientre, que solamente tú puedes apagar con tu propio fuego.
Porque eres tú, sólo tú, quien logra que mi razón desvaríe y el universo desaparezca cuando te fundes en mí de esa forma maravillosa que, solamente tú, puedes lograr.
Aunque tal vez sea porque eres tú y sólo tú, el único que capta mis mensajes antes de haberlos pronunciado, como si nuestras mentes estuviesen unidas por invisibles hilos telegráficos.
Porque eres tú, sólo tú, el único que responde a mis vibraciones con idénticos anhelos y tiembla entre mis bazos como un púber y virginal muchacho.
O porque eres tú y sólo tú, el que desfallece cuando yo desfallezco, envueltos en la misma bruma, atrapados por el mismo frenesí.
Incluso podría ser porque eres tú, solamente tú, el único capaz de atravesar mis barreras, de hacerme reír cuando estoy triste, de calmarme cuando estoy furiosa, de relajarme cuando estoy tensa.
Porque tú, únicamente tú, conoces mis íntimos pensamientos, mis mayores ilusiones, todos mis secretos.
Porque tú, únicamente tú, eres mi amigo, mi compañero, mi cómplice, mi amante.
Incluso sea sencillamente porque era tú, solamente tú, el único que consigue alegrarme cuanto te miro.
Porque tú, solamente tú, haces que las lágrimas fluyan a mis ojos cuando te contemplo.
Porque tú, solamente tú, tienes esos ojos oscuros de mirar tierno y esa boca maravillosa que no puedo dejar de besar cuando la tengo cerca.
Porque tú, solamente tú, posees ese cuerpo suave y ardiente que me pertenece por entero y al que no me canso de abrazar, constituyendo mi meta, mi refugio y mi mayor anhelo.
También podría ser porque eres tú, única y maravillosamente tú, con tu presencia diaria, quien consigue que mi vida transcurra plena, feliz e ilusionada.
Porque eres tú, únicamente tú, el que me hace sentir necesitada, amada, deseada y, cuando tiemblas entre mis brazos, orgullosa de mi feminidad.
Aunque podría ser porque tú, sólo tú, eres y siempre serás todo en mi vida.
Porque tú, sólo tú, me elegiste y a ti, sólo a ti, yo elegí.
No acierto a comprender realmente la causa. Tal vez sea, simplemente, que eres tú; maravillosa y enteramente TÚ.

© Fuensanta Vidal. Todos los derechos reservados.